Tambor

¿Qué es un tambor de impresora y cómo funciona?

Los usuarios de impresoras suelen pensar que los únicos consumibles que necesitan son los tóneres de tinta o los cartuchos, según el tipo que utilicen, pero en realidad estos dispositivos deben realizar sus operaciones con un componente fundamental, que es el tambor de la impresora. Es completamente necesario para que todo trabaje correctamente y debemos estar al tanto de cómo funciona.

¿Qué es el tambor de impresora?

Esta es una pieza fundamental, especialmente en la impresión láser. Su funcionamiento se basa en girar sobre sí mismo recibiendo varios impactos de láser a medida que va imprimiendo, para así dibujar la imagen sobre el papel con pequeñas unidades llamadas puntos electropositivos.

El tambor funciona con electricidad electroestática, en conjunto con el tóner que está cargado electronegativamente, de manera que el tambor vaya girando y pasando sobre el polvo de tóner, atrayendo partículas hacia los puntos específicos que señale el láser.

Así es como la imagen se va transfiriendo al papel, con cargas electropositivas provenientes del tambor, atrayendo partículas negativas desde el tóner.

¿Cómo funciona el tambor de una impresora?

Ahora que te hemos dado una breve explicación de su funcionamiento, vamos a proceder a detallarla un poco más para conocer la importancia de esta pieza.

El tambor está dentro del dispositivo prácticamente para recoger el polvo que viene del tóner en ciertos puntos y pasarlo al papel de forma limpia y ordenada. Cuando este elemento de la impresora recibe los rayos láser, se está cargando positivamente en los puntos donde tu ordenador le ha indicado que va a realizar la impresión.

Luego, el polvo del tóner, que está lleno de carga negativa, conseguirá que las partículas de polvo de tinta se peguen a los puntos indicados, llenos de carga positiva. A partir de este momento, la imagen que deseas imprimir estará creada y cargada a lo largo del dispositivo. Así es como tus documentos quedarán fijos y plasmados justo como tú lo has ordenado desde el equipo principal.

Al principio de la impresión, el tambor estaría recibiendo una carga electroestática de alto nivel. Así que cuando la luz del láser se encuentra con esta carga, esta misma se elimina. Por eso es que los tambores en impresoras láser trabajan con un principio negativo, porque esas zonas que no tienen carga son las que atraen el polvo para darnos la imagen impresa.

Cuando tenemos el tóner ya adherido al tambor, listo para transferirse al papel, en realidad el papel también está recibiendo una carga electroestática. Solo así es como se puede transferir el polvo en una posición exacta. El último proceso de la impresión láser es una banda de limpieza retirando cualquier exceso de tóner que haya encima del tambor, para que esté preparado a la hora de recibir otro documento y no tener errores de acabado.

¿Qué tipos de tambor de impresora existen?

Actualmente podemos ver en el mercado dos tipos de tambor para distintos modelos de impresora: los que vienen integrados en el cartucho de tóner y los que son independientes. Aquí te explicaremos cuál es la diferencia entre ambos para que decidas cuál te conviene más a la hora de adquirir una nueva impresora.

  • Tambor integrado

Estos generalmente los vemos en los cartuchos de marcas como Canon y HP. En este caso, cada cambio que hagamos del tóner, estaríamos cambiando también el tambor. Por eso es importante para muchos usuarios tenerlo en cuenta como parte de los consumibles.

  • Tambor independiente

Este caso lo veríamos en otras marcas como Lexmark, Oki y Brother. Aquí también sería un consumible, pero recuerda que funciona de forma apartada al cartucho, así que como usuarios debemos estar atentos a los números de cambios de tóner establecidos por el manual del dispositivo, para realizar el cambio de tambor en un momento indicado.

¿Cuál es el mejor entre estos dos tipos de tambor?

Por supuesto, todo dependerá de tus necesidades como usuario y la frecuencia de uso que le vayas a dar a la impresora.

Sabemos que hay dos tipos, donde el tambor está integrado con el tóner y donde ambas son piezas distintas, que tienen una separación marcada según las marcas.

Hasta ahora puedes haber pensado en algunas ventajas y desventajas bastante obvias en cada caso. Por ejemplo, en el integrado cada vez que quieras cambiar tu tóner, automáticamente también tendrías que hacerle cambio al cilindro que está asociado a él, lo que hace todo más simple porque sería una misma acción para dos sustituciones, pero podría generar gastos relativamente altos. Porque si te quedas sin polvo de tinta, posiblemente al tambor aún le quede vida útil e igual tendrás que cambiarlo.

Recuerda que las impresoras tienen elementos fotoconductores que se agotan con el tiempo, por eso tienen una vida útil que llega hasta cierto tiempo según la cantidad de impresiones que generemos. Si son muchas, se gastan más rápido, dependiendo de la marca, modelo y calidad del producto.

Ahora, en el caso de los integrados podrás hacer estos cambios de forma separada, será más costoso en cuanto a tiempo, porque será un proceso mucho más tedioso. Debes adquirir dos piezas por separado y cuando se realiza de esta manera, dependiendo de la marca, podría requerir más dinero. Sin embargo, con esta operación estarías gastando menos dinero en un largo plazo, porque cada elemento se cambia a su debido tiempo.

Si eres un usuario de pocas impresiones, seguramente te conviene adquirir una impresora de tambor independiente al cartucho de tóner, porque así obtendrás tóner a precios más económicos y no debes cambiar el cilindro cada vez que te quedes sin polvo de tinta.

En el otro caso, si mantienes una alta frecuencia de impresión, probablemente sea mejor comprometerte a comprar el tóner junto con el tambor integrado para evitarte problemas. Posiblemente el cilindro tenga muchos residuos de tinta después de haber hecho tantas impresiones, haciendo que con poco tiempo, se ponga en mal estado tras tantos cambios de tóner, resultando en documentos con rayas, manchas y acabados no deseados. Además, te estarías ahorrando la duplicidad de los repuestos.

¿Cómo saber cuándo cambiar el tambor de la impresora láser?

Debes fijarte en los siguientes detalles:

  • Empiezas a ver líneas verticales en tus impresiones. Eso es una señal clara de desgaste.
  • Cuando tienes manchas verticales irregulares, eso puede significar que el tambor tiene mucha suciedad acumulada
  • Si has impreso textos a color, pero aparecen en negro. Como también si imprimes documentos en monocromo y aparecen blancos o con tonalidades claras. Ahí sabrás que el tambor no está respondiendo de la manera correcta.
  • Por supuesto, si tu impresora puede enviarte mensajes a través del panel de control o la pantalla LED. Debes estar siempre atento a lo que te indique.

Aparte de estas señales, recuerda siempre retirar cualquier polvo acumulado que haya en el tambor para que esta pieza dure un poco más de tiempo y tus impresiones no se vean afectadas porque el dispositivo tenga mucho uso.

¿Cuál es la relación entre duración y uso para un tambor de impresora láser?

En el mundo de las impresoras y de todos los dispositivos informáticos en general, el producto que vayas a usar siempre dependerá del uso final que le vayas a dar y la frecuencia con la que obtengas resultados de él. Por ejemplo, si compras un equipo de último modelo, con lo máximo de tarjeta gráfica y capacidad de RAM, pero lo vas a utilizar muy poco o solo para ejecutar programas de nivel moderado, no tendría mucho sentido.

Es lo mismo con las impresoras láser. Si estás decidiendo entre un modelo y otro según el tipo de tambor o cilindro que tenga, antes debes hacer una comparación entre las ventajas y desventajas previamente explicadas. También pensar si tu impresora será de uso doméstico, de oficina, para una pequeña empresa, etc.

Así que ya sabes, si tienes una oficina y tienes pensado imprimir muy a menudo, busca un tambor integrado. Será más caro a largo plazo, pero mucho más productivo y te garantizará impresiones perfectas cada vez que así lo desees. Ahora, si tu caso es el contrario y el número de impresiones que vas a enviar es bajo o moderado, búscate un modelo que traiga el cilindro y el tóner separados, para tener que hacer este gasto en un lapso más largo de tiempo sin tener que afectar negativamente la calidad de tus documentos.

Tambor
Rate this post